Priorizarte a ti como propósito (de vida)

Los propósitos nos ayudan a enfocarnos en lo que realmente queremos, pero hay algunos años en los que esa lista se hace demasiado larga y se transforma en auto exigencia, en algo que no es del todo realista y nos agobia más que impulsarnos.

Contenidos

¿Qué es lo que realmente necesitas?

Los propósitos nos ayudan a enfocarnos en lo que realmente queremos, pero hay algunos años en los que esa lista se hace demasiado larga y se transforma en auto exigencia, en algo que no es del todo realista y nos agobia más que impulsarnos. Por eso, en Calma queremos invitarte a que te plantees los propósitos de nuevo, los repases y seas honesto con lo que de verdad necesitas, que concretes al máximo. Quizá es todo mucho más sencillo y basta con uno, ¿no? Así de fácil: priorizarte.

Priorizarte.

Priorizarte.

Priorizarte.

Porque ponerte por delante implica cuidarte, darte el valor que mereces, dedicarte tiempo y todas esas cosas que necesitas para sanar y avanzar como alimentarte de forma consciente, moverte, conectar con tu cuerpo, respetar tu ritmo, comprender que a veces necesitas atenderte con más mimo, regalarte un espacio para soltar aquello que se te agarra por dentro, observar tus sombras y darles luz.

No tienes que llegar a todo

Y priorizarte también es soltar, aceptar que a veces te exiges demasiado, comprender que no tienes que llegar a todo, que puedes darte la oportunidad de acortar tus listas, aplazar reuniones o deshacerte de algunas responsabilidades que no te hacen sentir bien. Priorizarte también significa ordenar tus relaciones personales, colocar tu agenda de una manera que te dé paz y tranquilidad, alejarte del móvil si te lo pide el cuerpo, descansar sin sentirte culpable, comprender que esos pensamientos de culpa que te dicen “estás siendo vaga”, “podrías hacer más”, no te ayudan y apartarlos para darle espacio a los que te dicen “es normal que estés cansada, duerme un poco más”.

Invierte en ti

Una manera de priorizarte es elegir invertir tu tiempo en hacer cosas que sepas que te hacen bien, como las clases de Yoga de Karen. Son una manera de conectar contigo a través del cuerpo, un espacio en el que te estás eligiendo a ti, dedicarte tiempo y cuidarte.

Pero a veces cumplir un propósito no resulta fácil. Enseguida puedes caer en la trampa de “ahora no puedo, no tengo tiempo” o “empiezo la semana que viene”. Es como una lucha interna entre lo que sabes que te va a venir bien y tu mente. Por eso, para cumplir con tu propósito es necesario que concretes tanto el objetivo como el proceso y el horario necesario para llegar a él:

“Voy a priorizarme con las clases de Yoga de Karen los martes y jueves a las 20:30h. Durante una hora voy a dedicarme a mí.”

Todos estos pequeños espacios de seguridad y luz los puedes encontrar en sus clases porque los movimientos te conectan con la creatividad, la exploración, la escucha y la respiración, cuatro esenciales para estar contigo, para aprender a priorizarte.

Clases de yoga

Karen trabaja a través de tres pilares: la esencia, el cuerpo y la mente. En todas sus clases encontrarás un espacio de autoconocimiento y conexión interna, pero también un lugar donde apreciar la naturaleza, sus procesos y sus ritmos porque ahí encontramos similitudes con nuestro cuerpo y muchas respuestas necesarias para transformarnos. Además, al centrarte en la respiración, el movimiento corporal y los chakras, sentirás cómo el ruido de tus pensamientos disminuye y puedes estar más presente. Vas a mover el cuerpo, pero también vas a mover todas tus emociones y tu mundo interno para expresar todo lo que a veces no eres capaz de decir. Karen te ayudará a explorarte a través del movimiento. Aprenderás a estar presente, escuchar a tu cuerpo, mirar hacia adentro para encontrarte con tus emociones y cuidar cada espacio de ti.

Piensa en todo lo que ya has logrado hasta ahora

Además, es importante que en tus propósitos añadas todos los que ya has logrado. Observa el año anterior y escribe cada pequeño paso que has dado para acercarte a lo que necesitabas. No importa la dimensión, cualquier gesto que hayas hecho ya tiene suficiente valor. Sé amable contigo.

¿Y si empiezas tu lista de propósitos de nuevo?

En Calma lo tenemos claro: este año nos priorizamos, porque no puedes dar de una fuente que está seca.

Solicita más información

Te explicamos todos los detalles sobre nuestro próximo retiro.

Vuelve a ti

Descarga tu guía gratuita y encuentra tu calma.